ISO 9001 – Sistema de Gestión de Calidad


A esta altura de su historia, las Normas ISO 9000 no necesitan mucha presentación.

Con un reconocimiento indiscutible de la comunidad empresarial podemos decir que se trata de una de las Normas más populares y son las que adoptan todas las empresas que quieren progresar, principalmente las PyMES.

De la serie 9000 de las Normas ISO, la única que es certificable es la Norma ISO 9001. La última versión de la misma es del año 2008.

No nos equivocamos al decir que la implementación de un Sistema de Gestión de Calidad apunta no solo a la satisfacción del cliente, sino también a la eficacia de los procesos y, en definitiva, marca la línea entre un “boliche” y una Empresa.

Seguramente si su Empresa continúa en el Mercado, algún Sistema de Gestión debe tener, pero un Sistema de Gestión da un ámbito de mayor previsibilidad y sustentabilidad.

Más allá de la obtención de una Certificación, incorporar un Sistema de Gestión ordena internamente a las empresas y aumenta la eficacia de los procesos productivos y administrativos:

  • Mejorando la eficiencia en la realización de las tareas.
  • Definiendo quién es quién dentro de la Organización.
  • Previniendo errores en las distintas etapas del proceso.
  • Aprovechando mejor los recursos disponibles.
  • Disminuyendo los rechazos y repetición de trabajos, y por lo tanto ahorrando costos.
  • Mejorando las relaciones con clientes y proveedores.
  • Logrando mayor satisfacción de los empleados en el trabajo.
  • Mejorando la conciencia y la cultura de la calidad de la empresa.
  • Mejorando la imagen y credibilidad de la empresa en el Mercado.
  • Cumpliendo con una exigencia cada día más frecuente en todos los mercados
  • Orientando los esfuerzos al logro de los objetivos.
  • Identificando tareas y actividades que agregan valor
  • Demostrando una cultura de trabajo aceptada internacionalmente.
  • Aumentando la satisfacción de sus clientes

“Calidad” no es sólo un aspecto del negocio, sino el camino estratégico que dirige el negocio. Certificar no es un fin en sí mismo: el objetivo final es asegurar que los productos o servicios satisfacen a los clientes, manteniendo y mejorando continuamente su calidad.