Artículos


Newsletter 137: Seguridad & Ambiente en PyMEs

5. Sedentarismo en el trabajo

Muchos de los trabajos que realizamos, tienen un alto grado de sedentarismo.

La vida moderna y el alto grado de tecnificación, a veces la comodidad y también la inseguridad hace que vayamos en auto a todas partes.

Por otra parte, muy pocos de nuestros compañeros realizan alguna actividad física y si a esto le sumamos que a veces comemos apurados y mal. Estar sentados todo el día nos engorda! Nos puede producir diabetes, hipertensión y ni hablar si también fuma.

La OMS- Organización Mundial de la Salud-  informa que uno de los flagelos más importantes de la vida moderna a nivel mundial, es el sedentarismo.

El sedentarismo puede definirse como una vida con poco movimiento. Pensó usted ¿cuánto se mueve? ¿Cree que es suficiente para prevenir los riesgos que trae su ausencia? ¿Qué consecuencias traerá a las empresas actividades inmóviles que requieren solo  mover los dedos y mirar todo el día una pantalla?

Los siguientes son solo algunos de los riesgos del sedentarismo:

      • Aumenta el riesgo de contraer enfermedades
      • Potencia las enfermedades crónicas
      • Perjudica la salud física, psíquica y social
      • Disminuye la longevidad
      • Afecta a la calidad de vida

 

La pasividad muscular expone al organismo a niveles anormales de glucosa y colesterol. Científicos del Pennington Biomedical Research Center en Louisiana (EE UU) determinaron que la gente que pasa la mayor parte de su tiempo sentada tiene un 54% más de posibilidades de morir de un infarto, datos que se desprenden de un estudio sobre el estilo de vida de más de 17.000 personas.

Otro estudio que ha incluido los datos de 222.000 personas, indica que el sedentarismo es responsable del 6.9% de las muertes ocurridas por cualquier causa.

En Argentina, aproximadamente el 60% de los varones y el 75% de las mujeres de 25 a más de 70 años, no realizan prácticas regulares o las realizan con frecuencias inadecuadas.

En algunas empresas empezaron a buscar paliativos. Parece que trabajar de pie quema el 40% más de grasas pero con el tiempo trae algunos dolores de espalda, de piernas, etc., por lo que no parece ser el mejor remedio, pero alternar lo sedentario con algo de movimiento, puede ser una buena opción.

Recomiendan descansar unos 10 minutos por cada hora… no es tanto… es cuestión de acostumbrarse. Cuando decimos “descansar” es de la posición de sentado, por ejemplo, sacando algunas fotocopias, u otra actividad que nos permita desplazarnos hacia otro lugar y mantenernos en movimiento.

La falta de movimiento ha generado que un gran número de personas sean hoy un gran grupo de riesgo, o con vulnerabilidad para adquirir enfermedades.

Según estadistas de la Secretaría de Deportes de la Nación Argentina, el 77,6% de las mujeres que trabajan no realizan una práctica deportiva o de gym.  Pero  el 77,4 % de las mujeres que no trabajan,  tampoco realizan actividades. Por lo que se ve no se trata de tener o no tener el tiempo, sino de un hábito que la población no adquiere.

Para algunas empresas esto es una preocupación. Por ello, han aparecido algunas prácticas que intentan mejorar la calidad de vida en el trabajo y en el teletrabajo. Algunas empresas financian gimnasios, organizan partidos de fútbol, maratones, promueven el uso de las escaleras, y llegar en bicicleta, pero no todos los empleados se suman a estas actividades. Para asegurarse que todos se muevan parece ser que un programa de “pausas activas” es la mejor solución.

Muchas empresas ya las practican, algunas organizaciones contratan un personal trainer que entra en las oficinas 2 ó 3 veces por día, pero basta con buscar en youtube para encontrar numerosos videos de pocos minutos con ejercicios que se pueden realizar en espacios reducidos.

La pausa activa nos despeja la mente, nos relaja, actúa contra el estrés, evita la depresión, además de mejorar el clima laboral y la energía positiva en las oficinas. Por lo general, consisten en ejercicios de estiramiento, respiración, fortalecimiento y postura.

Fuente:Sonia Boiarov

“La respuesta más rápida es la acción” Dicho Estadounidense