Artículos


Newsletter 136: Seguridad & Ambiente en PyMEs

8.Nos preguntamos: ¿Será parte de un negocio?

Para quienes circulamos diariamente por rutas y avenidas, es común esquivar peligrosos baches, que además de generar posibles daños en el vehículo, pueden contribuir a generar un accidente.

¿Cuál es el origen? En principio podemos dividirlos en aquellos generados por “errores de cálculo”. Algo falló y el pavimento no aguantó. Estos “errores” pueden generarse porque efectivamente se cometió un error o por algún apuro por inaugurar o porque no se respetaron las pautas constructivas. Solo a modo de ejemplo, la Ruta 6 es una síntesis de este planteo.

La otra posibilidad, y sobre la que nos queremos detener a reflexionar, es por la falta de control de las cargas que se transportan sobre las mismas.

¿Cómo puede ser que este patrimonio (los caminos) no se preserven, a través de controles de peso de los vehículos que por allí circulan?

Hace algunos años atrás recuerdo que había algunas balanzas portátiles de la Dirección de Vialidad Nacional, que ejercían algún tipo de control. Hoy no se ven por las rutas y si hay alguna, a través de los sistemas de comunicación, resulta fácil avisar, si alguno se encuentra en infracción.

Por otra parte, antes que se reparen, debe convivirse mucho tiempo con el deterioro.

Nos preguntamos si esto ¿no será un signo más de decadencia, de inoperancia, de despreocupación o si solo se trata de favorecer el negocio de las reparaciones?

“Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”. Voltaire