Artículos


Newsletter 136: Seguridad & Ambiente en PyMEs

4. La moto, primera causa de accidentes en los jóvenes

Casi un tercio de los que ingresan en los hospitales bonaerenses por traumatismos son heridos por chocar en moto. La mayoría son varones de 14 a 34 años. Lo que más se lastiman al caer es la cabeza.

Un trabajo del Ministerio de Salud bonaerense demuestra que los choques en moto son la primera causa de accidentes entre los jóvenes. El dato surge del Primer Mapa del Trauma realizado en hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires. El estudio arroja que el 27,2% de los pacientes ingresados por traumatismos a esos centros de salud protagonizaron accidentes en moto, la mayoría tiene entre 14 y 34 años y sufrieron golpes en la cabeza, las piernas y los brazos.

El trabajo relevó 1.156 pacientes atendidos en 9 hospitales públicos del Gran Buenos Aires y el Gran La Plata, entre enero de 2010 y octubre de 2011.

La falta de casco, el exceso de velocidad y el consumo de alcohol o drogas al conducir suelen funcionar como detonantes de estos accidentes. Por ejemplo, del total de los traumatizados, al menos el 16,4% presentaba una intoxicación con alcohol.

Los accidentes en moto representan casi un tercio (27,2%) de todos los traumatismos que abarca el relevamiento. El segundo lugar lo ocupan las agresiones, que van desde peleas domésticas hasta callejeras (21,1%). Y siguen las caídas (13,2%), las lesiones de ocupantes de autos que chocan (9,6%), las que sufren los peatones (4,7%), las autoinfligidas intencionalmente (4,6%) y las que padecen los ciclistas (4,3%), entre otras 18 categorías analizadas.

El análisis por género muestra que el trauma es notablemente mayor en los varones, en una relación de 4 hombres por cada mujer traumatizada. El informe señala, además, que los golpes en la cabeza y en las extremidades son los más frecuentes: 28,4% y 21,7% de los casos, respectivamente.

El estudio tiene relevancia, ya que es la primera vez que se hace un registro oficial hospitalario en la Provincia. El objetivo de la Provincia es trabajar en la prevención de estos hechos. El trauma no es accidental, es una enfermedad: la prevención es su vacuna. Ahora, a partir de la información fidedigna que aporta este mapa la idea es planificar estrategias de prevención y asistir a los traumatizados de la forma más adecuada posible en los hospitales porque “la atención apropiada reduce en un 25% las muertes por trauma”.

La coordinadora del programa, señaló que “las lesiones en la cabeza, piernas y brazos que causan los choques en moto son los que más tiempo de rehabilitación llevan y, muchas veces, acarrean enormes costos, pérdidas de horas de trabajo y discapacidad. Es frecuente observar casos devastadores de este tipo en hombres jóvenes que son ‘jefes’ de familia, en gran parte por imprudencia en el uso de motos o de otros vehículos”.

Se estima que la pérdida de productividad y otros costos del trauma van desde los $ 8 a 13 millones, es decir el 1,4% del PBI y casi al 27% del gasto público en salud.

El estudio es un primer paso para comenzar a trabajar en prevención, pero aún falta una política integral para hacer cumplir las normas de seguridad.

Según estadísticas internacionales, el 75% de los adolescentes muere por un hecho traumático. “De cada 4 adolescentes que mueren, 3 fallecen por un hecho de este tipo, lo que incluye choques, caídas y agresiones, entre otras posibilidades.

En Argentina mueren unas 32 mil personas al año por trauma. “Sin embargo, cuesta mucho que la gente tome conciencia de que se puede prevenir”, afirmó el Ministro de Salud de la provincia de Buenos aires. “La gente le tiene más miedo a los virus que al trauma. Con la gripe A la gente tomó medidas de prevención: se lavó las manos, usó alcohol en gel y se aisló lo necesario”, y agregó que “el trauma provoca muchas más muertes que la gripe: es la tercera causa de muerte, detrás de los males cardiovasculares y el cáncer.

“Los hospitales municipales están saturados de motociclistas accidentados. Es interesante que lo diga el Ministerio de Salud, pero ahora las autoridades tienen que hacer algo para que, fundamentalmente, la gente use casco y no viajen más de dos personas por moto”, pidieron desde

el CESVI.

Desde la ONG Luchemos por la Vida, se&ttilde;alan que: “Si todos los que se suben a una moto usaran el casco en forma permanente, cada año se salvarían 1.500 vidas en el país, la mayoría de jóvenes”.

Nos hacemos eco de este problema ya que cada vez más seguido nos cruzamos con accidentes y casi siempre hay una moto involucrada. Esa persona que está accidentada puede ser nuestro empleado, pero también nuestro hermano, nuestro hijo o nuestro amigo, razón suficiente para que se concientice en la forma adecuada de manejarnos en el tránsito.

Muchas familias quedan truncadas por un accidente, no solo por la cantidad de muertes, que es lo que suele aparecer en la estadística, sino por aquellos que han sufrido alguna discapacidad, que hace que ya no puedan trabajar en lo que trabajaban o que dificulta nuestra relación en la familia.

Fuente:Clarín

Las tres palabras más difíciles de pronunciar son: “Me he equivocado”.