Artículos


Newsletter 129: Seguridad & Ambiente en PyMEs

3. Humor laboral:

3.1. Evaluación por resultados

Había una vez, en un pueblo dos hombres que se llamaban Joaquín González. Uno era sacerdote y el otro era taxista.

Quiere el destino que los dos mueran el mismo día. Entonces llegan al cielo, donde los espera San Pedro.

– ¿Tu nombre? – pregunta San Pedro al primero.

– Joaquín González.

– ¿El sacerdote?

– No, no, el taxista.

San Pedro consulta su planilla y dice:

– Bueno, te has ganado el paraíso. Te corresponden estas túnicas con hilos de oro y esta vara de platino con incrustaciones de rubíes. Puedes ingresar…

– Gracias, gracias…- dice el taxista.

Pasan dos o tres personas más, hasta que le toca el turno al otro.

-¿Tu nombre?

– Joaquín González.

-El sacerdote.

-Sí.

-Muy bien, hijo mío. Te has ganado el paraíso. Te corresponde esta bata de lino y esta vara de roble con incrustaciones de granito.

El sacerdote dice:

– Perdón, no es por desmerecer, pero… debe haber un error. ¡Yo soy Joaquín González, el sacerdote!

– Sí, hijo mío, te has ganado el paraíso, te corresponde la bata de lino…

– ¡No, no pude ser! Yo conozco al otro señor, era un taxista, vivía en mi pueblo, ¡era un desastre como taxista! Se subía a las veredas, chocaba todos los días, una vez se estrelló contra una casa, manejaba muy mal, tiraba los postes de alumbrado, se llevaba todo por delante… Y yo me pasé setenta y cinco años de mi vida predicando todos los domingos en la parroquia, ¿cómo puede ser que a él le den la túnica con hilos de oro y la vara de platino y a mi esto? ¡Debe haber un error!

– No, no es ningún error- dice San Pedro-. Lo que pasa es que aquí, en el cielo, nosotros nos hemos acostumbrado a hacer evaluaciones como las que hacen ustedes en la vida terrenal.

– ¿Cómo? No entiendo.

– Claro…ahora nos manejamos por resultados… Mira, te voy a explicar en tu caso y lo entenderás enseguida:

Durante los últimos veinticinco años, cada vez que tu predicabas, la gente dormía; pero cada vez que él manejaba, la gente rezaba.

¡¡ Resultados!!¿Entiendes ahora?

Moraleja: En el cielo, como en la Tierra y en el fútbol, lo importante, son los resultados…

 

3.2. Cómo enseñar el abecedario para los niños de hoy en día…

Moraleja: “Hay dos formas de enfrentar la vida; una es el orgullo, creyendo que lo sabes todo. La otra es la humildad, reconociendo que tienes mucho por aprender”.

3.3. Las 20 Leyes de Murphy para la oficina

1- Las cartas importantes que no contienen errores, se extraviarán y los errores  correspondientes surgirán en la copia mientras el jefe las lee.

2- Las máquinas que se han descompuesto, funcionarán perfectamente cuando llega el técnico a repararlas.

3- Los papeles vitales demostrarán su vitalidad moviéndose espontáneamente del sitio donde usted los dejó a un lugar que no pueda encontrarlos, hasta que no los necesite.

4-  A la última persona que renunció o fue despedida, se le echará la culpa de todo lo que esté equivocado… hasta la siguiente persona que renuncie o sea despedida.

5- Cuando todo lo demás fracasa, pruebe la sugerencia del jefe.

6- El que hace menos trabajo, obtendrá el mayor crédito.

7- El número de malestares pequeños entre los empleados, es inversamente proporcional a la salud de la empresa.

8- Si lo archiva sabrá dónde está, pero nunca lo necesitará. Si no lo archiva lo necesitará, pero tampoco sabrá dónde está.

9- El tiempo libre que se encuentra disponible de manera imprevisto, será malgastado.

10- La fecha límite es una semana después de la fecha límite inicial.

11- Si es algo confidencial: lo olvidará en la impresora, la fotocopiadora o sobre su escritorio.

12- Hágale un favor a alguien y se transformará en su trabajo.

13- Cualquier tarea que vale la pena hacer, valía la pena hacerla ayer.

14- El corte de luz, siempre vendrá cuando tiene un trabajo urgente, eterno y minucioso sin guardar en su computadora.  Este mismo trabajo será pedido por su jefe 5 minutos después del apagón.

15- Si algo puede fallar… fallará.

16- Nada  es tan fácil como parece serlo.

17- Cada solución genera nuevos problemas.

18- Siempre que se disponga a hacer algo, habrá antes algo más importante para hacer.

19- Todo tiene necesidad de más tiempo del que usted piensa o dispone.

20- Sonría, mañana las cosas van a estar peor.

Corolarios

1- La única vez al día en que uno se recarga y relaja en la oficina, es precisamente el momento en que pasa el jefe.

2- Tan pronto se siente para tomar una taza de café, el teléfono sonará o su jefe le pedirá hacer algo que dure hasta que el café se haya enfriado.

3- Nunca camine por el corredor de la empresa, sin una hoja de papel en la mano.

4- No esté en la empresa cuando lleguen las malas noticias.

5- Si usted se siente conforme con su trabajo, no se preocupe, ya se le pasará.

6- Cuando parezca que las cosas están mejorando, debe estar olvidando algo.

7- En el momento en que descubre una gran solución seguramente alguien más acaba de resolver el problema.

Moraleja: Cuando haces lo correcto, nadie se acuerda. Cuando te equivocas, a nadie se le olvida…