Artículos


Newsletter 129: Seguridad & Ambiente en PyMEs

10. Consejos para alentar la iniciativa propia en el lugar de trabajo

Es clave delegar y no controlar demasiado a la gente.

Las empresas y managers exitosos reconocen que utilizar el intelecto de todos los empleados es la  clave del éxito. Para alentar a que los empleados tengan iniciativa propia para resolver problemas y  confirmar lo que los buenos líderes piensan: la gente tiene las habilidades y capacidades para hacer correctamente el trabajo.

Esto les dará confianza que necesitan para hacer más.

 

Empoderamiento

 

Donde los empleados tengan que pedir permiso para cada acción que deban realizar, dejarán de pensar por sí mismos.

Los jefes que revisan cada parte del trabajo realizado por los empleados, inhiben sus habilidades para resolver problemas por sí mismos. También inhiben  la posibilidad de que realicen acciones para mejorar el servicio al cliente.

Cuando los mandos delegan en parte su autoridad para permitir que los empleados tomen decisiones los alientan a resolver problemas y encontrar mejoras en la forma en que se hace el trabajo.

Aprendizaje

Cuando la gente tiene iniciativa propia comete errores. Más que resaltar los errores, hay que preguntar que habrían hecho diferente.

Tómese algún tiempo para pensar como puede ser compartida esa experiencia, no como un fracaso o un fallo sino como un aprendizaje para todos. Tratando a los errores como oportunidades de aprendizaje refuerza el mensaje que el uso de la iniciativa propia es valorada dentro de la Empresa.

 

Coaching

Hay muchas soluciones para cada problema individual. Si se da la respuesta cada vez que un empleado pregunta no habrá incentivo para usar su propia iniciativa para resolver situaciones.

Más que decir a los empleados cómo hacer una tarea o un acuerdo con un cliente descontento, hay que alentarlos a través de preguntas abiertas para que encuentren las soluciones por ellos mismos.

Premios y reconocimientos

Alentar a los empleados para que tengan una iniciativa propia para dar un mejor servicio al cliente, es pedirles algo más que simplemente contestar el teléfono de acuerdo al entrenamiento. Tener iniciativa propia requiere de un esfuerzo extra y compromiso con la organización que debe ser recompensado apropiadamente.

Las recompensas deben estar relacionadas con las evaluaciones de desempeño anuales o al cumplimiento de ciertos logros u objetivos. Recompensar la iniciativa propia le dará al empleado una razón tangible para continuar haciendo el esfuerzo requerido.

Es necesario celebrar el reconocimiento por el uso de la iniciativa propia mediante un festejo de equipo, la entrega de un certificado o difundir el mensaje a toda la organización.

Fomentar la iniciativa propia requiere una cultura de trabajo que apoya al personal para tomar el control sobre su propio trabajo. Coaching y desarrollo personal en técnicas de resolución de problemas, los protege de las consecuencias de cometer errores honestos y especialmente gratificante el uso exitoso de la iniciativa propia que recorrer un largo camino para sentar las bases de una organización de respuesta, en la que cada empleado contribuye plenamente al éxito de la empresa.

“La primera y la mejor de las victorias es la conquista de uno mismo”. Platón